Chistes de viejos

Chistes de viejos

Chistes de viejos

Los viejitos también pueden dejarnos chistes muy buenos, como demostrarán los chistes de viejos que hemos preparado a continuación. Si te aprendes alguno y se lo cuentas a tus abuelos, seguro que se ríen contigo.

 

¡Fegiz ane uego!

Están un matrimonio de viejitos y él le dice a ella:

- Fegiz ane uego.

- Raimundo, ¿!cómo que feliz año nuevo?! Si estamos en Agosto.

- ¡Fegiz ane uego!

- Que ya te he dicho que estamos en Agosto, tontín.

- ¡¡Fegiz ane uego!!

- Espera un momento que te ponga la dentadura, porque no te entiendo.

- ¡¡Felisa, me muero!!

 

En el entierro

En mitad de un entierro una anciana se inclina y le dice al oído a su marido:

- Me acabo de tirar un pedo silencioso. ¿Qué hago?

- Ahora nada, pero cuando lleguemos a casa cámbiale las pilas al Sonotone.

 

Como se pone un anciano el sombrero

Los ancianos están tan tan arrugados que no se colocan el sombrero, sino que se lo atornillan.

 

Viejita sorda

Una pelea enorme entre dos personas y mucha gente mirando. Se acerca una viejita a un chaval y le pregunta:

- Chico, podrías decirme que regalan que hay tanta gente.

- No, señora, es una pelea.

- Ah, ¿están regalando jalea?

- No, que es una pelea, ¡una riña!

- Ah, ¿que la jalea es de una niña?

- ¡Que no, que es una disputa!

- Vaya, pues entonces no era tan niña.

 

Caravana en la carretera

Va un viejo por una carretera de montaña muy despacito y llega un coche y se pone detrás. Luego otro, y otro, y otro más. Así hasta 50 coches.

Llega la policía y le pregunta al anciano:

- Oiga, ¿por qué no va más rápido, que ha formado una caravana enorme?

- ¡¡Pues porque voy el primero!!

 

¿Recuerdas cuando…?

Una pareja de ancianos que lleva cuarenta años casados y ella le dice:

- Ay, cariño, ¿recuerdas cuando me cogías las manos?

Y él le coge las manos.

 - ¿Y recuerdas cuando me besabas?

Y él la besa. Pero la cosa ya se calienta y ella le dice:

- ¿Recuerdas cuando me mordías?

Y el viejito se pone de pie y se va. Y ella le pregunta:

- ¿Pero dónde vas ahora?

- A ponerme la dentadura.

Compártelo en tu red social: