Chistes de doctores

Chistes de doctores

Chistes de doctores

Ir al doctor no es algo que le guste a nadie, pero sobre ellos se han hecho unos chistes muy buenos. Si quieres conocer los mejores chistes de médicos, a continuación te hemos preparado una cuidada selección de ellos.

 

¿Qué tengo, doctor?

- Doctor, doctor, estoy muy fea. ¿Qué cree que tengo?

- Pues toda la razón.

 

Moratón en el brazo que no duele

- Doctor, doctor, tengo un moratón en el brazo pero no me duele.

- Bueno, pues entonces llévese esta pomada pero no se la unte.

 

Dolor de ojo al tomar café

- Doctor, doctor, cuando me tomo un café me duele el ojo.

- ¿Ha probado usted apartando la cucharilla al beber?

 

Obsesión por ser un perro

- Y dígame, ¿desde cuándo tiene usted esa obsesión de que es un perro?

- Desde cachorro, doctor.

 

Trastorno de personalidad

- Doctor, creo que tengo trastorno de doble personalidad

- No hay problema, siéntese y hablamos los tres.

 

¿Cuánto me queda de vida?

- Doctor, doctor, ¿cuánto me queda de vida?

El doctor mira el reloj y responde:

- 10, 9, 8, 7…

 

Pérdida de memoria

- Doctor, doctor, estoy perdiendo la memoria

- Vaya, y ¿desde cuándo?

- ¿Desde cuándo qué?

 

Elefantes azules

- Doctor, veo elefantes azules.

- ¿No ha visto a un psiquiatra?

- No, sólo veo elefantes azules.

 

Paciente que llega tarde

Llega un paciente tarde a su cita y la enfermera le riñe:

- Ay, señor, ¿no ve que si llega tarde atrasa a todos los otros pacientes? ¡¡Tiene que llegar más pronto!!

- Disculpe, tiene toda la razón. ¿Paso ya a la consulta?

- No, siéntese que el doctor no ha llegado aún.

 

Pastillas para la autoestima

- Doctor, ¿hay pastillas para mejorar la autoestima?

- Sí, ¿cuántas quiere que le recete?

- Déjelo, no me las merezco.

 

Pedos que no huelen

- Doctor, doctor, tengo un problema muy raro. Me tiro pedos y no huelen nunca.

- Vaya, que problema más raro. Tómese este potaje de alubias y  veamos

Se lo toma entero y… PPPPPPRRRRRRRRRRRRRUUUUUUUUU!!!!!

El doctor se cae al suelo, se empieza a poner morado, le lloran los ojos y le dice al paciente:

- Ya veo el problema. Tenemos que operarle.

- ¿De qué? ¿Del culo?

- ¡¡¡De la nariz!!!

Compártelo en tu red social: